Entre tu y el sol

Helados para todos!

Si hay algo que casi todos las personas tenemos en común es que de seguro no nos podemos resistir a un exquisito helado, más aún con este calor. Pero si este es el caso de tuyo o de tu hijo no los mires como un enemigo, porque los helados se pueden convertir en un buen aliado durante estas vacaciones. Son fáciles de preparar, al ser caseros son más naturales y es una excelente forma para que los niños se refresquen y se hidraten.

Se necesitan pocos ingredientes y puede ser una actividad entretenida para hacer con los niños. Solo debes tener una licuadora o procesadora, creatividad para elegir los sabores que quieras y obviamente muchas ganas.

Aquí te dejamos tres recetas super fáciles de hacer, pero las opciones son infinitas. Sólo debes cambiar el sabor de la fruta que quieras probar y listo.

 

Helado de yogurt y arándanos

Para esta receta se puede usar fruta fresca o congelada. Sólo debes mezclar un yogurt natural con arándanos y frambuesas. Porcionar y congelar para disfrutar de un exquisito helado cremoso y refrescante.

 

Tropical

1 taza de mango congelado en cubos

1 taza de arándanos u otro fruto rojo congelado

Descongelar la fruta por 10 minutos y mezclar idealmente  en una licuadora o procesadora hasta conseguir una textura cremosa.
Porcionar en moldes o vasitos y congelar.

 

Base de plátano

Sea cual sea el sabor que quieres, el plátano puede ser tu base siempre. Esto hará que el helado tenga mayor consistencia y una base bastante cremosa.

Lo que debes hacer es pelar uno o varios plátanos maduros, cortarlos en rodajas y congelarlos en un envase cerrado (por al menos 2 horas).

Para preparar el helado debes descongelar el plátano unos 10 minutos antes y luego lo mezclas con la fruta u otro ingrediente (puede ser cacao, cualquier fruta, manjar, leche con sabor, chips de chocolate, etc.) en la procesadora hasta conseguir una textura cremosa.
Porcionar en moldes o vasitos y congelar.

Artículos relacionados